El viento, la lluvia y el frío están a la vuelta de la esquina, así que ha llegado el momento de proteger tu toldo para que esté perfecto para el año que viene.  Pero, ¿sabes cómo hacerlo correctamente? Pues atentx al post de hoy de nuestro blog, en el que te traemos los mejores consejos para proteger un toldo del mal tiempo.

¡Toma nota!

 

Consejos para proteger un toldo del mal tiempo

En TGM – Toldos Gómez nuestro principal objetivo es ofrecerte la mejor calidad en nuestros productos, apostando por materiales muy resistentes y duraderos. Así que puedes estar tranquilx, porque tu toldo está preparado para las inclemencias climáticas.

Aún así, nunca está de más cuidarlo y protegerlo durante las épocas más frías y lluviosas, porque así te asegurarás de que se mantenga en perfecto estado durante mucho más tiempo y se alargue su vida útil ¡hasta el infinito y más allá!

Por eso, queremos compartir contigo los siguientes consejos a seguir para proteger un toldo del mal tiempo. ¡Toca ponerse en marcha!

 

1. Limpia tu toldo de manera frecuente

Este es quizás el consejo más importante de todos, ya que te permitirá mantener tu toldo impecable y en perfecto estado.

Te recomendamos pasar un cepillo o el aspirador de vez en cuando para quitar suciedad, polen, polvo o incluso hojas que hayan podido caer sobre tu lona. Después, si observas que tiene manchas profundas o los temidos parajillos e insectos han estado jugando con tu toldo y lo han ensuciado, lo mejor es que frotes suavemente con un cepillo y una mezcla de agua y jabón. ¡Quedará como nuevo!

¿Es un toldo muy grande? ¡No te preocupes! Apuesta por una manguera de agua sin presión y una escoba especial de limpieza y ¡listo!

 

2. Revísalo de vez en cuando para comprobar que está en perfecto estado

Si tu toldo está extendido la mayor parte del tiempo, es fundamental que le eches un ojo por lo menos una vez al mes para asegurarte de que no hay ningún tipo de rotura o agujero que pueda reducir su vida útil. Si necesita cualquier tipo de reparación, ponte en contacto con nosotrxs, ¡te lo solucionaremos cuanto antes!

 

3. Recógelo si las previsiones meteorológicas no son buenas

Si se prevé mucho viento, granizo o fuertes lluvias, lo mejor es que recojas tu toldo cuanto antes. Estos agentes son muy perjudiciales tanto para los herrajes metálicos como para la lona del toldo, ya que pueden provocar roturas o agujeros irreparables.

4. Deja secar tu toldo completamente antes de recogerlo

Este paso es fundamental, ya que la humedad y el moho son sus peores amigos, sobre todo si lo vas a recoger durante una larga temporada.

Pero ¿qué pasa si empieza a llover repentinamente?… pues ¡no corras a recogerlo! Es mejor que dejes que se moje y una vez pasada la lluvia se seque completamente. Preocúpate solo de que no se formen acumulaciones de agua que lo puedan romper por su peso.

 

5. Elimina el óxido de los herrajes

Tan importante como cuidar la lona de tu toldo es cuidar sus herrajes, ya que son los mecanismos que lo mantienen en pie. Por esto, te recomendamos limpiarlos de vez en cuando con alguna solución específica y un paño para eliminar la suciedad superior.

 

6. Apuesta por toldos cofre

Se trata de una solución con múltiples ventajas, ya que su sistema permite proteger el toldo dentro de un cajón de aluminio. De esta forma, evitarás que agentes externos como la lluvia, la humedad, la oxidación o el viento estropeen tu toldo durante los meses de otoño e invierno. Puedes echarles un vistazo en nuestro catálogo.

 

Te recordamos que si necesitas cualquier tipo de ayuda o asesoramiento estamos a tu entera disposición. Además, si tu toldo sufre alguna avería o quieres renovarlo, en Toldos Gómez te ofrecemos las mejores soluciones a medida ¡y sin compromiso!

Puedes ponerte en contacto con nosotrxs, llamando al 902132233 o enviándonos un mail a web@toldosgomez.com. ¡Te atenderemos encantadxs!