Es oficial, el verano ha llegado y nos esperan tres meses de calor, sol, y sobre todo muchas actividades al aire libre que no podemos hacer el resto del año.

Protegerse contra los efectos de los rayos solares es fundamental y para ello recurrimos a espacios de sombra donde poder disfrutar de comidas, reuniones, fiestas, eventos etc.

En este artículo vamos a hacer un repaso por los sistemas de protección solar que no pueden faltar este verano en tu jardín, terraza, azotea, piscina o local comercial:

El toldo. Es el sistema más clásico para protegerse contra el sol y el calor. El toldo puede colocarse tanto en la entrada de una vivienda como en un local comercial. Además, puede usarse en terrazas, jardines y espacios similares y evitar los molestos rayos solares durante comidas o cenas. En el caso de toldos comerciales son además un soporte publicitario donde colocar el nombre o logo de tu marca o empresa.  El toldo puede fabricarse en distintos tejidos, acrílico, microperforado o pvc, aunque este ultimo es el menos demandado, exceptuando aquellos que van en impresión digital. Existen muchos tipos de toldos según las necesidades del espacio, desde los más clásicos, los toldos cofre, los de brazos invisibles, los planos e incluso los verticales. Muchos de estos toldos pueden llevar protección lateral para que el aislamiento sea mejor.

La capota. El sistema de capota está más ideado para locales comerciales o entradas de edificios o establecimientos. Permiten una función comercial y son un elemento estético y decorativo. Pueden cubrir además de entradas, ventanas o escaparates.

La carpaSi este verano organizas un evento como una ceremonia, , una feria o un cumpleaños, entonces vas a necesitar una carpa.Somos fabricantes.
Este sistema, bien sea fijo o desmontable, permite una gran versatilidad y es perfecta para organizar a los comensales o asistentes debajo protegidos del sol. Pueden estar fabricadas en hierro o aluminio. Las carpas plegables son fáciles de colocar y de desmontar y muy versátiles,son la estrella por excelencia.

La sombrilla. Es el elemento más común para protegerse del sol en cualquier situación. La sombrilla nos evita los molestos rayos en una terraza, en el jardín de nuestra casa, en la terraza o en la azotea. Las telas de las sombrillas suelen ser acrílicas,aunque también se confeccionan en pvc,si su uso es comercial, como las destinadas a la venta ambulante.

Los cenadores. Si tienes una terraza, un patio y un jardín con una estructura tipo cenador, seguro que te gusta cenar tranquilamente las cálidas noches de verano en esos espacios. Un cenador es el sistema perfecto para esta actividad. También es perfecto para mantener el espacio sombreado y fresco durante el día y que puedas resguardarte de los rayos solares cuando el calor aprieta.Podemos confeccionar la cubierta y los laterales en cualquier medida y con distintos sistemas de sujeción. Los tejidos acrílicos o pvc y si se necesitan se pueden fabricar con ventanas pvc transparente para no restar luminosidad y a la vez estar protegidos del viento.

Las cubiertas de piscinas. Además de las personas, en verano hay otras cosas que podemos proteger del sol como por ejemplo las piscinas. Si tienes una piscina debes instalar una lona térmica. Esta manta la va a proteger de agentes externos como mosquitos, ramas, hojas o todo tipo de suciedad además de mantener su temperatura constante durante la noche, momento en el que baja la temperatura exterior.


Como puedes comprobar, existen más sistemas de protección solarde los que te imaginas. Este verano, no te quedes sin el tuyo. Si necesitas evaluar tu espacio y que uno de nuestros técnicos te asesore, nos desplazamos a donde estés. Puedes contactarnos en el teléfono 981 500 202 o enviarnos un e-mail web@toldosgomez.com.

También puedes consultar nuestra página web toldosgomez.com o venir a visitarnos en cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte, ir a visitarte y ofrecerte una solución a medida de tus necesidades!

 

 

El cierre definitivo de la temporada de verano está aquí y con la llegada del otoño tu piscina pide una protección adecuada que la mantenga en perfectas condiciones hasta el verano próximo.

Ya os hemos hablado de los tipos y funcionalidades de las lonas de piscina . Hay que diferenciar entre lonas de invernaje, que se usan para cubrirla durante la época de mal tiempo, y las lonas térmicas para mantener la temperatura del agua durante la temporada de baño. A estas alturas nos interesan más las lonas de invernaje. En este post os queremos contar los pasos necesarios para una correcta instalación de la misma.

Para la lona de invernaje clásica, hecha en poliéster y recubierta de PVC  gran resistencia, lo primero que necesitas son unas cintas  con hebillas mordaza y unos tacos de acero inoxidable.  Las cintas van confeccionadas y cosidas a la propia lona y los tacos estarán anclados al suelo que rodea la piscina.

Una vez desplegada la cubierta, debes enganchar cada una de las cintas a su correspondiente taco. La lona debe quedar tensa pero sin una tensión excesiva. Para evitar la acumulación de agua  a nuestras lonas les confeccionamos un tramo central de rejilla como sistema de evacuación. Para piscinas más grandes reforzamos la lona colocando carracas en puntos estratégicos para facilitar su instalación o incluso con cintas de refuerzo. Es importante tener en cuenta que no se debe pisar la lona ni colocar objetos sobre ella.

En el caso de las cubiertas flotantes de polietileno, este tipo de lonas cuentan con un enrollador especialmente preparado para recoger y acumular el cobertor deslizante. El equipamiento básico está previsto para ser accionado manualmente y dispone de ruedas para poder ser desplazado de la zona de baño. Este sistema se puede instalar motorizado y añadirle amarres laterales anti viento.

Un consejos para finalizar:  para cubiertas con  amarres debes tomar las medidas desde la piedra y para piscinas con cubiertas flotantes, desde las paredes internas de la piscina. Y recuerda que una  buena cubierta puede proteger tu piscina de algas, microorganismos, insectos,hojas, vegetación humedades…Además es una solución estética y evita caídas en el vaso durante los meses que la piscina está en desuso.

En Toldos Gómez las fabricamos a medida y las instalamos en tu domicilio. Para ello puedes llamarnos 981 500 202 o enviarnos un e-mail web@toldosgomez.com. . También puedes visitar nuestra página web toldosgomez.com o venir a vernos a cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte y de ofrecerte una solución a medida!

 

 

El final del verano se acerca y con él finaliza la feliz temporada  de piscinas exteriores. Para volver a disfrutarla el  próximo año tanto como lo has hecho este, debes tener en cuenta algunos aspectos. El primero y más importante es elegir una lona adecuada para cubrir tu piscina. El segundo, y no menos vital, es cómo mantener la piscina limpia y en buenas condiciones.

La lona ayuda a conservar el agua en buenas condiciones una vez que llega la temporada de frío. De esta forma, se evita el uso de productos conservantes o el trabajo y gasto de llenar de nuevo la piscina el verano que viene.

Las hojas, ramas o suciedad que durante el otoño y el invierno pueden caer en nuestra piscina harán más difícil su limpieza para la próxima temporada. En este sentido la lona evitará la entrada de este tipo de agentes que dañan tu piscina. Una buena lona impide además accidentes como caídas a la piscina cuando no se usa.

Al finalizar la temporada de verano, las lonas más instaladas son la cubierta clásica y la cubierta deslizante de seguridad.  En Toldos Gómez, disponemos de los dos formatos de protección para tu piscina: la cubierta clásica de lona hecha en poliéster y recubierta de PVC  gran resistencia y la cubierta flotante de polietileno.

La primera es una lona de es poliester recubierta de PVC con un tratamiento fungicida que impide el crecimiento de hongos en el agua. Se suele realizar a medida en función del tipo de piscina. Se instala con tacos de acero inoxidable en el paseo de la piscina para poder montar la cubierta mediante unas cintas con una hebilla que iría confeccionada en la propia lona.

La segunda cuenta con un enrollador especialmente preparado para recoger y acumular el cobertor deslizante. El equipamiento básico está previsto para ser accionado manualmente y dispone de ruedas para poder ser desplazado de la zona de baño. Este sistema se puede instalar motorizado y añadirle amarres laterales anti viento. Con este método se  alargará la vida de la lona al evitar el roce con la piedra de la propia piscina y el esfuerzo para mantenerla protegida será mínimo.

Si todavía no dispones de ninguna de nuestras lonas para piscinas no dudes en llamarnos 981 500 202 o enviarnos un e-mail web@toldosgomez.com. . También puedes visitar nuestra página web toldosgomez.com o venir a visitarnos en cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte y de ofrecerte una solución a medida!