El viento, la lluvia y el frío están a la vuelta de la esquina, así que ha llegado el momento de proteger tu toldo para que esté perfecto para el año que viene.  Pero, ¿sabes cómo hacerlo correctamente? Pues atentx al post de hoy de nuestro blog, en el que te traemos los mejores consejos para proteger un toldo del mal tiempo.

¡Toma nota!

 

Consejos para proteger un toldo del mal tiempo

En TGM – Toldos Gómez nuestro principal objetivo es ofrecerte la mejor calidad en nuestros productos, apostando por materiales muy resistentes y duraderos. Así que puedes estar tranquilx, porque tu toldo está preparado para las inclemencias climáticas.

Aún así, nunca está de más cuidarlo y protegerlo durante las épocas más frías y lluviosas, porque así te asegurarás de que se mantenga en perfecto estado durante mucho más tiempo y se alargue su vida útil ¡hasta el infinito y más allá!

Por eso, queremos compartir contigo los siguientes consejos a seguir para proteger un toldo del mal tiempo. ¡Toca ponerse en marcha!

 

1. Limpia tu toldo de manera frecuente

Este es quizás el consejo más importante de todos, ya que te permitirá mantener tu toldo impecable y en perfecto estado.

Te recomendamos pasar un cepillo o el aspirador de vez en cuando para quitar suciedad, polen, polvo o incluso hojas que hayan podido caer sobre tu lona. Después, si observas que tiene manchas profundas o los temidos parajillos e insectos han estado jugando con tu toldo y lo han ensuciado, lo mejor es que frotes suavemente con un cepillo y una mezcla de agua y jabón. ¡Quedará como nuevo!

¿Es un toldo muy grande? ¡No te preocupes! Apuesta por una manguera de agua sin presión y una escoba especial de limpieza y ¡listo!

 

2. Revísalo de vez en cuando para comprobar que está en perfecto estado

Si tu toldo está extendido la mayor parte del tiempo, es fundamental que le eches un ojo por lo menos una vez al mes para asegurarte de que no hay ningún tipo de rotura o agujero que pueda reducir su vida útil. Si necesita cualquier tipo de reparación, ponte en contacto con nosotrxs, ¡te lo solucionaremos cuanto antes!

 

3. Recógelo si las previsiones meteorológicas no son buenas

Si se prevé mucho viento, granizo o fuertes lluvias, lo mejor es que recojas tu toldo cuanto antes. Estos agentes son muy perjudiciales tanto para los herrajes metálicos como para la lona del toldo, ya que pueden provocar roturas o agujeros irreparables.

4. Deja secar tu toldo completamente antes de recogerlo

Este paso es fundamental, ya que la humedad y el moho son sus peores amigos, sobre todo si lo vas a recoger durante una larga temporada.

Pero ¿qué pasa si empieza a llover repentinamente?… pues ¡no corras a recogerlo! Es mejor que dejes que se moje y una vez pasada la lluvia se seque completamente. Preocúpate solo de que no se formen acumulaciones de agua que lo puedan romper por su peso.

 

5. Elimina el óxido de los herrajes

Tan importante como cuidar la lona de tu toldo es cuidar sus herrajes, ya que son los mecanismos que lo mantienen en pie. Por esto, te recomendamos limpiarlos de vez en cuando con alguna solución específica y un paño para eliminar la suciedad superior.

 

6. Apuesta por toldos cofre

Se trata de una solución con múltiples ventajas, ya que su sistema permite proteger el toldo dentro de un cajón de aluminio. De esta forma, evitarás que agentes externos como la lluvia, la humedad, la oxidación o el viento estropeen tu toldo durante los meses de otoño e invierno. Puedes echarles un vistazo en nuestro catálogo.

 

Te recordamos que si necesitas cualquier tipo de ayuda o asesoramiento estamos a tu entera disposición. Además, si tu toldo sufre alguna avería o quieres renovarlo, en Toldos Gómez te ofrecemos las mejores soluciones a medida ¡y sin compromiso!

Puedes ponerte en contacto con nosotrxs, llamando al 902132233 o enviándonos un mail a web@toldosgomez.com. ¡Te atenderemos encantadxs!

Si tienes una explotación agrícola o ganadera, sabrás que este es el momento perfecto para proteger tanto naves de almacenamiento, explotaciones o establos. El objetivo es que los animales y las plantaciones que en ellos se resguarden no sufran, y proteger también la maquinaria y los materiales de la actividad frente a inclemencias meteorológicas, humedades etc.

Para cumplir este objetivo, deberás instalar una lona o textil técnico en tu explotación ganadera o agrícola. Estos cierres para este tipo de naves pueden estar realizados en diferentes materiales además de tener diversas formas de sujeción, sistemas de apertura y cierre…

También podemos confeccionar los cierres fijos, esto depende siempre de la estructura y las necesidades que tengas como cliente. Todos los cierres se hacen a medida y adaptados. Además, las lonas pueden ser motorizadas para manejarlas de manera más sencilla y pueden estar diseñadas en las formas o colores que desees.

Para instalar una lona de este tipo en tu nave existen una serie de buenas razones que queremos recordarte en este artículo:

  • Porque son una garantía de aislamiento. Los textiles técnicos para este tipo de instalaciones aíslan de la lluvia, el frío o el viento y permiten mantener la nave en unas óptimas temperaturas de conservación.
  • Porque mantienen las bacterias fuera. Las lonas permiten ventilación natural de los establos y por tanto crean un entorno seco, fresco y seguro. Aíslan de bacterias que pueden dañar la salud de los animales.
  • Porque permiten ahorrar energía. Proporcionan luz natural y por tanto no tendrás que consumir tanta luz artificial en tu establo lo que permite un ahorro medioambiental y también económico.
  • Porque son una opción económica. Estos textiles suelen ser más baratos que las estructuras de madera o metálicas por lo que ahorrarás dinero y tendrás el mismo aislamiento en tu establo o nave.
  • Porque son totalmente adaptables y a medida. Las lonas agrícolas se realizan en función de las necesidades de tu establecimiento y de sus medidas. Si además tienes un negocio puedes rotularlas y usarlas como soporte publicitario.

Si te estás planteando colocar una lona o un toldo cortina en tu nave o establo, puedes llamarnos al 902 132 233 o enviarnos un e-mail a web@toldosgomez.com.  

En TGM-Toldos Gómez nuestros profesionales te asesoran personalmente para que elijas el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

 

El verano se acaba y con él las tardes y días de piscina. Si quieres poder disfrutar de ella el verano que viene en buenas condiciones, debes tomar nota de algunas claves importantes para su conservación y limpieza durante los meses de otoño, invierno y primavera. Comenzamos.

 

–      Protección contra elementos externos. Las hojas, ramas, insectos son elementos que caerán sobre tu piscina exterior cuando llegue el mal tiempo. Estos agentes suelen provocar daños en tu piscina además de suciedad y la consiguiente humedad. Para evitar tener que retirarlos, la cobertura con una buena lona es la solución ideal. Una lona resistente ayuda a que estos elementos se mantengan fuera del agua y sean fáciles de retirar.

–      Más respeto al medio ambiente. Una lona para cubrir la piscina reduce el empleo de productos químicos necesarios para la limpieza de la piscina. No tendrás que limpiar y purificar el agua con tanta frecuencia y por tanto ahorrarás y tu piscina será más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

–      Menos evaporación de agua. El nivel de agua de la piscina suele descender en primavera, ya que se pierde por evaporación. La cubierta de invierno evitará que baje de forma sustancial ese nivel del agua y por tanto que esté lista con el agua necesaria para el próximo verano.

–      Más seguridad. La lona para piscinas es además un elemento importante de seguridad. Evita que mascotas o personas caigan al agua durante los meses que no se usa. Para ello la lona debe estar bien tensada y anclada con unas buenas sujeciones.

En Toldos Gómez, disponemos de los dos formatos de protección para tu piscina: la cubierta clásica de lona hecha en poliéster,recubierta de PVC gran resistencia y tratamientos especiales para el cuidado del agua, nuestra estrella en lonas de piscina, la cubierta flotante de polietileno, y la de lamas flotantes, entre otras.

Ahora es el momento perfecto para colocar la lona que tu piscina necesita. Si lo haces, el verano que viene lo agradecerás y podrás disfrutar de nuevo de ella como nueva.

Si estás pensando en qué lona es mejor para cubrir tu piscina, no dudes en llamarnos 981 500 202 o enviarnos un e-mail web@toldosgomez.com. También puedes visitar nuestra página web toldosgomez.com o venir a visitarnos en cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte y de ofrecerte una solución a medida!

Aunque el otoño se resiste a hacer acto de presencia, ya quedan pocas excusas para usar tu piscina exterior. Si aún no te has decidido a cubrirla para mantenerla protegida durante el resto del año, puede que el momento definitivo haya llegado.

¿Te acuerdas de esa lona que tenías guardada en el garaje esperando a que acabase el verano? Pues bien, es hora de sacarla, pero no sin antes revisar que se encuentre en perfecto estado. Si las has conservado correctamente no tendrás problema pero, aún así, toma nota de estos consejos para comprobar que está lista para ser usada de nuevo.

Lo primero, es extender la lona en el suelo y a poder ser en una superficie que no tenga ningún elemento que pueda dañarla, como piedras u otros objetos punzantes.

Una vez hecho esto, es imprescindible examinarla con detenimiento y de forma rigurosa en busca de cualquier grieta, rotura en el material y que las cintas no estén desgarradas para poder tensar correctamente.

Si la lona fue limpiada antes de recogerse, es probable que se encuentre en buen estado. Si no es así, puedes limpiarla con algún producto no corrosivo mezclado con agua caliente y aplicarlo suavemente con un cepillo aclarando bien posteriormente.

En cuanto a la humedad, secarla bien antes de guardarla, es una garantía de que no presente ahora manchas. En caso de que sí las tenga, existen también productos específicos para limpiarlas y que luzca perfecta sobre tu piscina este otoño e invierno.

Doblarla correctamente contribuye a que la lona dure más tiempo y se conserve mejor. Si se trata de una cubierta flotante de polietileno, que cuenta con un enrollador especial para recoger la lona, debes poner este enrollador siempre a la sombra. Así el agua que se quede entre capas no hará un efecto lupa con la exposición al sol.

Especial cuidado hay que tener con los productos químicos ya que un exceso de cloro dañará el plástico de tu cubierta. Lo mismo con las fricciones o fuertes tirones. A pesar de que el material sea flexible, debes tratarlo con delicadeza.

Ahora sí, después de todas estas comprobaciones, ya puedes estar seguro de que tu lona de piscina está lista para ser usada de nuevo.

Y si no tienes lona, ¡no te preocupes! En Toldos Gómez las fabricamos a medida y las instalamos en tu domicilio. Para ello puedes llamarnos 981 500 202 o enviarnos un e-mail web@toldosgomez.com. También puedes visitar nuestra página web toldosgomez.com o venir a vernos a cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte y de ofrecerte una solución a medida!