Con el buen tiempo todos nos echamos a la calle y empezamos a practicar el “terraceo”. ¿Y qué buscamos? Un espacio cómodo, protegido del viento y del sol en las horas más calurosas del día. Si tienes un negocio de hostelería, para tener una buena terraza es necesario contar con un buen sistema de protección solar: toldos, sombrillas… En Toldos Gómez te proponemos los siguientes. ¡Atent@ y toma nota!

Toldo Lavacolla 

Este tipo de sistema está recomendado para obtener una gran superficie de sombra cuando no hay fachada sobre la que instalar un toldo. La estructura de la que te estamos hablando consta de dos toldos que se montan sobre una gran área de hierro lacado en una amplia gama de colores. Una vez que están recogidos, el elemento textil resulta protegido por un tejadillo de aluminio. Permite llegar a cubrir grandes líneas sin tener que utilizar aparatosos sistemas de fijación. De hecho, todas las piezas que componen la sustentación del conjunto cuentan con unas reducidas dimensiones que favorecen en gran parte el efecto estético de la instalación.

Sombrilla Martinica

Para esas zonas más reducidas y en los que es imposible adaptar un toldo, la mejor opción son las sombrillas ya que se pueden adaptar a cualquier espacio.

Por otra parte, disponemos de una amplia gama de formatos, calidades y acabados. Todos ellos pueden personalizarse con diferentes métodos de estampación para potenciar al máximo la imagen corporativa de tu negocio. Ya sabes… ¡quién a buena sombrilla se arrima, buena sombra le cobija!

Capotas

Se trata de marquesinas decorativas que consisten en una estructura de aluminio diseñada y fabricada al tamaño de la superficie que tú nos indiques. La estructura es de aluminio tapizada en lonas plásticas o acrílicas y fabricadas a tu gusto y medida.

Toldo Cofre 

Siguen la cuidada estética de todos nuestros productos, consiguiendo unas formas y líneas avanzadas a su tiempo. Con un perfil aerodinámico, rompen con la clásica estructura de los mecanismos para toldos, presentados como un modelo ligero, fácil de instalar y de gran belleza.

Toldo Arzúa

Arzúa es una estructura para toldos integrada por unos componentes de alta calidad que ofrecen unas grandes prestaciones. Con este conjunto puedes cubrir instalaciones de hasta 7.50 m. de línea por 3.25 m. de salida y para soluciones especiales incluso hasta 8m de linea por 3.50 m de salida  . El diseño de todas las piezas del Toldo Arzúa sigue unos cánones de formas redondeadas y líneas suaves, con el que se consigue una perfecta integración en todo tipo de entornos.

ACCESORIOS

Faldones

Este es un elemento que complementa el toldo con el que se aumenta el área de sombra o su protección frente a las inclemencias del tiempo. Por lo general es un sistema desmontable que se puede retirar cuando se recoge el toldo o cuando tú lo prefieras. No existen faldones estándar, ya que están realizados completamente a medida, ajustado al toldo o a la estructura que se acopla y totalmente personalizado. Se puede colocar lateralmente o en la parte frontal del toldo.

Sistema de motorización

Todos los toldos que os hemos mencionado pueden ir motorizados con el sistema de Somfy, para que así sea más fácil manejarlos.

El hecho de que lleven un motor incorporado no significa que necesiten ningún mantenimiento especial. El desgaste es mínimo porque solo se utiliza durante unos segundos cuando se despliega o recoge.

Amplia gama de colores e impresión digital 

Disponemos de una amplia gama de colores para que tú decidas el que mejor se adapta a la imagen corporativa de tu negocio. Por otra parte, tenemos un servicio de rotulación e impresión digital para el tejido de todas estas estructuras de las que te estamos hablando.

Estas solo son algunas de nuestras recomendaciones, pero cada terraza es un mundo y en TGM-Toldos Gómez disponemos de un equipo de profesionales que te asesoran para cubrir de la mejor manera posible las necesidades de tu negocio. No dudes en llamarnos al 902 13 22 33 / 981 500 202 o mándanos un e-mail a web@toldosgomez.com. ¡Estaremos encantados de ayudarte a elegir la mejor opción para ti!

 

En Toldos Gómez siempre estamos haciendo hincapié en cuáles son los beneficios principales de instalar un toldo en una vivienda o negocio. Con todo, la instalación es tan solo el primer paso. Si lo que buscas es darle a tu toldo el poder de la inmortalidad, tu responsabilidad deberá ir más allá del mero hecho de comprarlo. Tanto es así, que la vida útil de un toldo depende, fundamentalmente, de su mantenimiento. ¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los mejores cuidados para mantener tu toldo en perfectas condiciones? Si la respuesta es sí, toma buena nota de estos trucos y, ¡larga vida a tu toldo!

  1. Limpieza. Como ya os explicamos en otras publicaciones, la limpieza es fundamental para mantener el tejido del toldo en buen estado. Así, en nuestra masterclass ya os revelamos cómo limpiar la tela adecuadamente: esponja en mano, jabón neutro y agua a una temperatura máxima de 30 grados. Os recomendamos que lo hagáis, por lo menos, dos veces al año.
  1. Con todo, además de la higienización de vuestro toldo, os recomendamos que cepilléis de forma regular tanto la lona como el propio mecanismo. Y es que, con este sencillo truco evitaréis la acumulación de polvo, y por consiguiente, el posible deterioro del engranaje.
  1. El mal tiempo y tu toldo nunca harán buenas migas. Por eso, te aconsejamos que recojas tu toldo siempre que nieve o se levante mucho viento. De esta forma, evitarás que la estructura se deteriore antes de lo previsto.
  1. ¿La humedad?  Uno de los primeros mandamientos para mantener tu toldo como el primer día se basa en no recogerlo, bajo ningún concepto, si la tela está humedecida. De lo contrario, podría salir moho en la lona.
  1. Cuando lo abras o lo guardes, vigila que no haya nada que impida el correcto proceso de apertura o cierre. ¡Nunca lo fuerces!

Estos sencillos consejos te ayudarán, sin lugar a dudas, a alargar la vida útil de tu toldo. ¿Todavía no sabes cómo sacarle a tu toldo el máximo partido para que dure in sécula seculórum? Llámanos al teléfono 902 13 22 33, en Toldos Gómez estaremos encantados de revelarte las claves para que tu toldo sea inmortal.

¿Estás buscando un elemento diferenciador para tu negocio y no sabes por dónde empezar? Puede que la solución sea más sencilla de lo que a priori puedas pensar. En Toldos Gómez tenemos una cosa muy clara: lo primero que un cliente potencial ve de tu negocio es la fachada, así que, ¿por qué no empezar a conquistarle por la vista? Instalar un toldo en tu local puede convertirse en tu mejor baza. Y es que no solo ganarás en comodidad, sino que este simple elemento se convertirá en tu mejor campaña de publicidad. El secreto está en la lona, y ahí te van cinco razones que respaldan esta afirmación:

 

  1. Protección 100% garantizada. Además de su función estética, los toldos cumplen otro cometido crucial en tu establecimiento: proteger el mobiliario de la incidencia de los rayos de sol. Por esa razón, montar un toldo ayudará a que tus muebles no sufran los efectos del paso del tiempo y no se desgasten o se decoloren.
  1. Ahorro económico. Lo creas o no, colocar un toldo le dará un descanso a tu bolsillo. Y es que, al limitar la entrada de calor en el recinto, no tendrás por qué utilizar los ventiladores o el aire acondicionado con tanta frecuencia. ¿El resultado? Una sorpresa de lo más agradable en tus facturas.
  1. Una imagen corporativa consolidada. Los toldos son de lo más versátiles. Tanto, que no tendrás por qué romperte la cabeza buscando un diseño que se adapte a la imagen corporativa de tu marca, sino que tú mismo puedes decidir el color, la forma y en general, cualquier otra de sus características. Reafirma tu imagen de marca trasladándola al exterior de tu negocio a través de una lona que la extienda más allá de las paredes de tu taller, tienda u oficina.
  1. El mejor reclamo publicitario. Montar un toldo en tu empresa atraerá, sin lugar a dudas, la atención de tus clientes. De hecho, se convertirá en el reclamo publicitario ideal, y más si utilizas un diseño atractivo y original. Dale un aire refrescante a tu local y, de paso, consigue más visibilidad entre los viandantes. Recuerda que ser atractivo y original no está reñido con ser elegante e incluso sobrio.
  1. Más y mejor visibilidad. El verano está a la vuelta de la esquina, y en esa época del año, con el sol apretando a los paseantes, no hay nada mejor que un poco de sombra, ¿verdad? Si colocas un toldo, los clientes potenciales podrán disfrutar tranquilamente del día mientras que contemplan tu escaparate. Además, este elemento elimina los posibles reflejos en tu escaparate, por lo que tus productos lucirán mejor a través de la cristalera. Mejora, con un toldo, la visibilidad de tus productos. Recuerda: el secreto está en la lona 😉

¿Aún no estás 100% convencido? Llámanos al teléfono 902 13 22 33 o consulta nuestra página web www.toldosgomez.com para ver cómo cambia un local comercial solo con instalar un toldo. En Toldos Gómez estaremos encantados de echarte una mano.

 

El director gerente de TGM-Toldos Gómez, Esteban Raposo, concedió una entrevista a El Correo Gallego con motivo de su primer aniversario al frente de la compañía. En ella hace un repaso a la historia de la empresa, analiza su evolución y mira también al futuro. Te dejamos la entrevista completa para que descubras un poquito más de Toldos Gómez.

¿Cómo nació Toldos Gómez?

El origen de nuestra empresa hay que buscarlo en el matrimonio formado por mis bisabuelos: Antonio Gómez Rodríguez, un artesano guarnicionero que nació en Pereiro de Aguiar (Ourense) y que se estableció en Arzúa en 1909 y su mujer, Matilde Cea, que enviudó muy joven, con ocho hijos pequeños, quien sacó la familia y el negocio adelante.

En aquella época, la actividad principal de la familia era la guarnicionería y la empresa pasó a llamarse Hermanos Gómez, que eran mi abuelo Manolo y mi tío Cándido. Ellos trabajaron toda la vida en el ámbito del cuero y de las pieles y fue en la generación siguiente cuando se empezó con la lona y los toldos. A finales de los años 60 ya era Toldos Hermanos Gómez y, poco después, se puso Antonio Gómez (hijo de Manolo) al frente. Él convirtió a Toldos Gómez en lo que es hoy, con la ayuda de su primo José Manuel y su hermano Víctor.

¿Cómo ha conseguido consolidarse durante todos estos años?

Con mucho trabajo, esforzándose por hacer las cosas bien y contando siempre con el personal y los clientes. Procurando ser una empresa seria y formal, escogiendo siempre el camino del buen producto y la calidad.

 ¿Qué productos y servicios ofrece Toldos Gómez?

Trabajamos siempre a medida para cada caso, según lo que necesite cada cliente, casi todos los productos que fabricamos tienen en común que utilizamos lona y otros textiles técnicos como materia prima.

Nuestra gama de productos se divide en seis líneas de negocio bien diferenciadas: sistemas de protección solar, toldos y otros sistemas destinados a proporcionar sombra a viviendas y locales de negocio; confección de textiles técnicos, la elaboración de muy distintos tipos de tejidos técnicos para la industria o los particulares; lonas para el transporte, de camión, remolque o embarcaciones; carpas y estructuras; impresión digital y rotulación; y cintas de trincaje y elevación.

 ¿Cómo se han diversificado desde sus inicios?

El estar abiertos o hacer cosas nuevas está en el ADN de la empresa, y desde que se dio el salto de la artesanía del cuero a la fabricación de toldos y confección de lonas, nunca hemos tenido miedo de aprender cosas nuevas. Por ejemplo, en 2003, incorporamos la impresión digital en 3,20 metros de ancho. Ahora mismo, seguimos explorando cada día y así, impulsados por las demandas de los clientes, que siempre queremos atender, hemos empezado a diseñar tensados textiles.

¿Tiene Toldos Gómez presencia nacional/internacional?

Solo un 3% de nuestras ventas en 2016 fueron al extranjero, pero esperamos que ese porcentaje se incremente en años futuros. En cuanto a las ventas en España, se reparten entre Galicia y el resto del Estado de la siguiente forma: un 82% en Galicia, y un 18% en otras comunidades autónoma s. Por lo tanto, como se ve, la mayoría de nuestros clientes son gallegos.

Así es que estamos trabajando para mantener nuestra facturación en Galicia y crecer en el resto de España y el extranjero.

¿Qué compromiso tiene la empresa con el medioambiente y el desarrollo sostenible?

La responsabilidad social y la sostenibilidad en todas sus facetas es el pilar de la gestión de Toldos Gómez. Estamos convencidos que una empresa solo puede funcionar bien si mantiene un dialogo abierto y continuo con sus trabajadores, sus clientes y la sociedad en general.

Hace más de diez años que tenemos en funcionamiento un sistema de gestión ambiental, auditado externamente, y en virtud del cual publicamos cada año una Declaración Medioambiental, en la que informamos a clientes, y al público en general, de cuál es el impacto ambiental de nuestro trabajo y de todo lo que hacemos para reducirlo.

Además desde el año pasado, estamos adheridos al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, algo de lo que nos sentimos muy orgullosos. Por medio de esta adhesión nos comprometimos a trabajar en diez principios universalmente aceptados en materia de derechos humanos, trabajo, medioambiente y anticorrupción. Cada año publicamos un informe de progreso explicando lo que hacemos con esos diez principios.

TGM-Toldos Gómez, mucho más que toldos.

Hablar de TGM-Toldos Gómez hoy en día es hablar de una empresa centenaria, que cuenta con un equipo de más de ochenta personas repartidas en cinco centros de trabajo distintos y que ya ha superado su cuarto relevo generacional. Hablar de TGM-Toldos Gómez es hablar de una empresa líder en su sector. Sin embargo, para comprender y hablar de la actual TGM-Toldos Gómez es necesario conocer y entender antes su pasado. Por ello, hoy nos remontamos a sus orígenes. ¿Nos acompañas?

En 1909 un ourensano llamado Antonio Gómez Rodríguez llegaba al pueblo de Arzúa cargado de ilusión y esperanza. Eran tiempos difíciles, en los que coger las maletas y abandonar la tierra natal en busca de nuevas oportunidades era algo muy habitual. Antonio, como muchos otros gallegos, emprendió un nuevo camino que le llevó a esta villa coruñesa famosa por sus quesos. Allí, el amor tocó a su puerta. Se llamaba Matilde Cea y fue la mujer con la que tuvo ocho hijos. ¡Empezaba así la saga de los Gómez!

Al tiempo que iba formando una gran familia, Antonio puso en marcha su taller de albardería, el embrión de lo que años después sería TGM – Toldos Gómez. Sin embargo,  en 1936 la familia sufrió un duro golpe, el fallecimiento de Antonio.  Matilde, una mujer luchadora para la que llorar las ausencias era un verdadero lujo, no dudó en proyectar todas sus energías en la educación de sus hijos y en sacar adelante la empresa que hasta el momento regentaba su marido. Poco a poco fue cogiendo las riendas de las actividades que hasta el momento ocupaban a su esposo, hasta que dos de sus hijos, Manuel y Cándido, decidieron involucrarse de lleno en el negocio.

Esta segunda generación fue la que en 1946 forjaba los cimientos del taller llamado “Guarnicionería Hermanos Gómez”. Con esfuerzo, cariño y dedicación se fabricaron las primeras monturas gallegas. Se vivieron años de bonanza hasta que en los 60 llegó una crisis desastrosa debido a la introducción de la maquinaria en el sector agrícola. El trabajo con los animales en el campo sufrió una caída importante, lo que obligaba a los hermanos Gómez a ingeniárselas para buscar otras alternativas de ingresos. Dicen que las grandes crisis dejan grandes oportunidades, y estos hermanos supieron verlas. En 1968 decidieron iniciarse en la confección de los toldos y lonas para feriantes, capas para montar a caballo y, aprovechando las máquinas de coser que tenían en el taller, también comenzaron a dedicarse al remendado de lonas de algodón. Una decisión que, como todos sabéis, fue clave en el futuro de la empresa.

Después de una década en la que albardas, cabezadas, arneses y toldos convivieron en una misma sede, en 1977  se construyó la primera nave destinada a la confección de lonas, desde la que funcionó el negocio de toldos con cierta autonomía. Antonio, hijo de Manuel, se puso al frente de la producción. ¿Qué pasó entonces con la guarnicionería? ¿Cómo fueron los inicios de Toldos Gómez por separado?

¡Atent@! Próximamente más…