Hoy os vamos a hablar de un excelente compañero para este verano. Si tienes una terraza, un patio o un jardín deberías quedarte y leer este post para conocerlo, ya que te hará la vida más feliz. Hablamos de nuestro toldo Umia. Uno de los mejores modelos debido a su capacidad para adaptarse a cualquier a espacio.

Este sistema de protección, tanto en su diseño como en su funcionalidad ofrece múltiples posibilidades. En forma de glorieta, en módulos para cubrir grandes espacios, como pagoda, combinado con toldos verticales… Sean cuáles sean tus gustos y necesidades, nuestro Umia se adapta ofreciendo la mejor solución gracias, en parte, a sus diversos tipos de módulos y complementos.

En Toldos Gómez instalamos este toldo sin estructura o con ella,  realizada en aluminio lacado en diferentes colores:

-Sin estructura: su colocación es entreparedes, bajo pérgola o lucernario.

-Con estructura:  en este caso el toldo lleva estructura con pies, sujeción a pared o independiente.

Los pies de las columnas se han diseñado teniendo en cuenta tres factores básicos para nosotros: estética, por un estilo elegante; practicidad, por facilitar el montaje permitiendo compensar posibles irregularidades del terreno; y resistencia, ya que se trata de una pieza clave en la sustentación del toldo.

En la búsqueda de una estética cuidada hemos desarrollado un sistema que oculta la mayoría de los elementos de fijación utilizados en el montaje y, al mismo tiempo, aporta una gran estabilidad a la estructura que ofrece un resultado liso y compacto en el toldo.

Complementos opcionales

Lona superior: función protectora de la lona inferior y, además, forma una cámara de aire que proporciona aislamiento térmico.

Sistema de celosías: podemos llegar a obtener mayores salidas sin columnas intermedias y, al mismo tiempo, ornamentar la instalación.

Motores y automatismos: para hacerte la vida mucho más fácil.

Garantía

En TGM-Toldos Gómez incorporamos a este producto una garantía certificada por escrito de 5 años para el elemento textil y motores y de 3 años para los componentes metálicos e instalación.

En definitiva, Umia aúna belleza y estilo propio, integrándose a la perfección en cualquier entorno. ¡Ya sabes! Si quieres tener una terraza perfecta no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Llámanos al teléfono 902 13 22 33 o consulta nuestra página web www.toldosgomez.com para ver otros tipos de toldos de los que disponemos. En Toldos Gómez estaremos encantados de asesorarte.

Como ya sabes, en TGM-Toldos Gómez tenemos dos premisas clave: la seguridad y la protección. Por ello, contamos con diversos tipos de lonas para el transporte, para que, tengas el vehículo que tengas, puedas obtener siempre el  servicio adecuado por nuestra parte. En el post anterior ya hablamos de dos tipos de lonas: las arquilladas y las botellero, aunque nuestra gama no se queda ahí, por lo que en esta nueva entrada daremos a conocer algún modelo más.

Laterales corredera con carraca

Son para los camiones “Tautliner”, es decir, que no tienen en sus cajas móviles paredes laterales fijas. Para ellos se instalan este tipo de lonas hechas en PVC a elegir entre varios colores y gramajes.

Laterales corredera con goma 

Se trata de lonas para los camiones que tienen una parte de sus remolques con paredes laterales fijas, también conocidos como “Semitautliner”. Para este tipo de transportes se instala un toldo de PVC a elegir, al igual que el anterior, entre varios colores y gramajes. Las lonas laterales de corredera con goma se emplean para cajas móviles sujetándose mediante gomas.

Lona XL

Este tipo de lonas laterales están homologadas según la normativa UNE-EN 12641-2:2006 XL para distintas carrocerías reforzadas, sometidas a ensayo por laboratorio externo convenientemente acreditado. Esta normativa de seguridad en carga es de imprescindible cumplimiento para los transportistas que cargan y descargan en países como Alemania, Bélgica y Holanda. En Toldos Gómez entregamos con cada una de nuestras lonas un certificado de homologación. Cada lateral va marcado con una etiqueta que acredita el cumplimiento de esta norma.

Las lonas XL se confeccionan por medio de soldadura de alta frecuencia en poliéster de alta tenacidad con revestimiento de policloruro de vinilo (PVC) de 900 gramos por metro cuadrado, lacado por ambas caras. Para la sujeción o fijación del conjunto se incluyen los siguientes elementos:

  • Rulina remachada o soldada a la lona, para despliegue y recogimiento de la misma. Existen dos modelos: de doble rueda y de cuatro ruedas.
  • Sistema de amarre compuesto por tensores excéntricos con seguro de cierre fabricados en acero, cinta de 50mm confeccionada en polipropileno y gancho plano de acero inoxidable.
  • Gancho plano de acero inoxidable que actúa como elemento de fijación del sistema tensor-correa.

Techo corredera 

Además de nuestras lonas laterales para camiones, también disponemos de un toldo para techo móvil de caja confeccionado en PVC, a escoger entre distintos tipos de gramajes y diversidad de tonalidades. La sujeción y la recogida pueden ser de distintas maneras:

Si necesitas una de nuestras lonas adaptada a tus necesidades, en TGM-Toldos Gómez te ofrecemos las mejores soluciones a medida, asesorándote sin compromiso. No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes llamarnos al 902132233 o enviarnos un mail a web@toldosgomez.com. ¡Te atenderemos encantados!

Loneros: término que se le atribuye a la persona o grupo de personas que se dedican a rajar las lonas de los camiones, comprobar qué mercancía transportan, y si les interesa, poder robarla. Sí, como ves esta actividad delictiva está tan extendida que hasta existe un término y una definición para hacer referencia a ella y a los que la practican. No son pocas las bandas organizadas que en los último años se dedican a ello. Un elemento punzante para cortar la lona, un poco de pericia y algo más de caradura y maldad, no se necesita mucho más. Ellos se llevan su botín y tú pierdes la carga.

Los robos con este método han aumentado y son ahora muy frecuentes. Por ello, en TGM-Toldos Gómez tratamos de aportar nuestro grano de arena para que los transportistas de este país viajen más seguros, tanto ellos como su mercancía. Hablamos de las lonas antivandálicas. Se trata de lonas fabricadas para cualquier tipo de carrocería o sistema que requiera una protección antirrobo.

Este sistema lleva incorporada una malla confeccionada con cable de acero galvanizado de 1.5 mm de diámetro cubierto por una banda de PVC de 25 mm de ancho. El sistema de recogida es por plegamiento y se desliza mediante riel superior y ruedas. El entramado se confecciona según las necesidades del cliente.

Un plus que tiene este sistema es que no existiría ningún inconveniente en caso de reparación de la lona a pesar de que lleve la malla. 

No solo estamos hablando de un elemento protector contra los amigos de lo ajeno, sino que en un accidente existe una mayor resistencia, no dejando caer la mercancía en el momento en el que el camión vuelque.

En este enlace puedes ver un reportaje muy interesante. Es del programa “En el punto de Mira” de Cuatro y nos muestran el negocio que hay detrás de los robos de mercancías a camiones.

En definitiva, merece la pena invertir en un buen sistema de seguridad antes que perder toda la carga y además de eso, tener que reparar la lona. En Toldos Gómez te ofrecemos las mejores soluciones con nuestros productos. No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes llamarnos al 902132233 o enviarnos un mail a web@toldosgomez.com. ¡Te atenderemos encantados!

 

En un post anterior de nuestro blog, te empezamos a contar la historia de TGM-Toldos Gómez, en esa entrada te decíamos que para conocer y entender esta empresa es necesario remontarse a sus inicios: los primeros pasos en el taller de albardería de Antonio Gómez Rodríguez, la realización de las primeras monturas para caballo manufacturadas en Galicia, el coqueteo inicial con el sector de los toldos como solución a una dura crisis… En todas etapas que han marcado el devenir y la identidad de esta empresa puedes adentrarte en TGM-Toldos Gómez: el origen. En esta nueva entrada vamos a ir un paso más allá. ¿Nos acompañas?

Como ya te contamos, en 1977 y tras una década de convivencia, las dos áreas que hasta el momento habían sido los pulmones de esta empresa se separaron. Así, la guarnicionería y los toldos dividieron sus caminos con la construcción de la primera nave destinada a la confección de lonas. A partir de ese momento, Antonio, el hijo de Manuel, queda al frente del nuevo negocio de toldos, convirtiéndose en una figura clave en la historia de una compañía en la que prácticamente se había criado.

A su llegada al puesto, Toldos Gómez comenzó a trabajar por primera vez con lona de PVC y su nuevo gerente decidió introducir en el negocio la fabricación de los toldos fachada. Daba comienzo así la gran evolución empresarial. En 1987 se adquirió una nave en el Polígono del Tambre en Santiago de Compostela para ser destinada a la confección de lonas de camión, optimizando de esta manera el servicio a los transportistas.

Sin embargo, para una gestión todavía más eficaz, en 1990 se produjo la especialización total con la constitución de Toldos Gómez S.L, participada por Manuel, Cándido y dos hijos de cada uno de ellos.

Seis años después, la empresa siguió creciendo, estableciendo en Arzúa unas instalaciones dotadas de la maquinaría más versátil y mejor cualificada para la fabricación de toldos. A finales de los 90, se ampliaron horizontes con la apertura de los centros en Bergondo y Lalín.

El crecimiento de Toldos Gómez fue considerable en la nave del Raído, su especialización fue clave para posicionarse como líder en el mercado.

Con el cambio de siglo, concretamente en el año 2005, Toldos Gómez apostó en firme por mantener la favorable línea de crecimiento de la empresa e impulsó la construcción de una nave de 7000 m2 en el polígono industrial de Arzúa. ¡Se estaba cumpliendo el sueño de toda la familia! La empresa se consolidaba en ese pueblo hasta el momento conocido por sus quesos, pero que la gente ya empezaba a reconocer también por esos toldos con un caballo que protegían a media Galicia… y parte de la otra.

En septiembre de 2016, después de casi 50 años al frente de la empresa como director gerente, Antonio Gómez se jubiló dejando atrás una larga y brillante etapa. Aun así, cabe mencionar que a día de hoy permanece vinculado a la compañía como Presidente del Consejo de Administración y, por supuesto, como socio. El verdadero artífice de la evolución de la TGM-Toldos Gómez durante medio siglo, dejaba el cargo para cedérselo a Esteban Raposo Gómez, su sucesor. ¿Cómo es en la actualidad la empresa? Eso lo dejamos para otro post, si os parece bien claro…

 

Hablar de TGM-Toldos Gómez hoy en día es hablar de una empresa centenaria, que cuenta con un equipo de más de ochenta personas repartidas en cinco centros de trabajo distintos y que ya ha superado su cuarto relevo generacional. Hablar de TGM-Toldos Gómez es hablar de una empresa líder en su sector. Sin embargo, para comprender y hablar de la actual TGM-Toldos Gómez es necesario conocer y entender antes su pasado. Por ello, hoy nos remontamos a sus orígenes. ¿Nos acompañas?

En 1909 un ourensano llamado Antonio Gómez Rodríguez llegaba al pueblo de Arzúa cargado de ilusión y esperanza. Eran tiempos difíciles, en los que coger las maletas y abandonar la tierra natal en busca de nuevas oportunidades era algo muy habitual. Antonio, como muchos otros gallegos, emprendió un nuevo camino que le llevó a esta villa coruñesa famosa por sus quesos. Allí, el amor tocó a su puerta. Se llamaba Matilde Cea y fue la mujer con la que tuvo ocho hijos. ¡Empezaba así la saga de los Gómez!

Al tiempo que iba formando una gran familia, Antonio puso en marcha su taller de albardería, el embrión de lo que años después sería TGM – Toldos Gómez. Sin embargo,  en 1936 la familia sufrió un duro golpe, el fallecimiento de Antonio.  Matilde, una mujer luchadora para la que llorar las ausencias era un verdadero lujo, no dudó en proyectar todas sus energías en la educación de sus hijos y en sacar adelante la empresa que hasta el momento regentaba su marido. Poco a poco fue cogiendo las riendas de las actividades que hasta el momento ocupaban a su esposo, hasta que dos de sus hijos, Manuel y Cándido, decidieron involucrarse de lleno en el negocio.

Esta segunda generación fue la que en 1946 forjaba los cimientos del taller llamado “Guarnicionería Hermanos Gómez”. Con esfuerzo, cariño y dedicación se fabricaron las primeras monturas gallegas. Se vivieron años de bonanza hasta que en los 60 llegó una crisis desastrosa debido a la introducción de la maquinaria en el sector agrícola. El trabajo con los animales en el campo sufrió una caída importante, lo que obligaba a los hermanos Gómez a ingeniárselas para buscar otras alternativas de ingresos. Dicen que las grandes crisis dejan grandes oportunidades, y estos hermanos supieron verlas. En 1968 decidieron iniciarse en la confección de los toldos y lonas para feriantes, capas para montar a caballo y, aprovechando las máquinas de coser que tenían en el taller, también comenzaron a dedicarse al remendado de lonas de algodón. Una decisión que, como todos sabéis, fue clave en el futuro de la empresa.

Después de una década en la que albardas, cabezadas, arneses y toldos convivieron en una misma sede, en 1977  se construyó la primera nave destinada a la confección de lonas, desde la que funcionó el negocio de toldos con cierta autonomía. Antonio, hijo de Manuel, se puso al frente de la producción. ¿Qué pasó entonces con la guarnicionería? ¿Cómo fueron los inicios de Toldos Gómez por separado?

¡Atent@! Próximamente más…

¡El otoño ha llegado! Y toca decir adiós a tu piscina hasta que el buen tiempo vuelva a acompañar. Pero esa despedida no puede ser de cualquier forma, si quieres que la piscina esté en óptimas condiciones en el momento de volver a disfrutarla, lo mejor será que la protejas. Por ello, nuestro director comercial, Jesús Gómez acudió al programa Voces de Galicia de Radio Voz para explicar las  diferentes ventajas que tienen las lonas de protección.

¿Cuáles son las ventajas de proteger la piscina con una lona?

Nuestro director comercial recomienda este sistema porque “son muy útiles para ayudarnos a conservar el agua durante las épocas de frío. Es habitual que las piscinas particulares o comunitarias no se utilicen y, en estos casos la mejor opción sería tapar la piscina y con esto conseguimos conservar el agua en buenas condiciones para el año siguiente ahorrar en productos químicos y evitar el gasto que supone volver a llenarla. También nos evitan la entrada de suciedad, cuanta menos suciedad haya más sencillo será dejarla impecable para comenzar la temporada de baño. Y por último, otra de las ventajas importantes de las cubiertas es que nos permiten evitar los peligros de ahogamiento, sobre todo para los niños y mascotas en caso de caídas al interior, por lo que nos vale como elemento de seguridad para evitar este tipo de accidentes.”


Como ves, son más que suficientes los motivos por los que debes instalar una lona en tu piscina. Además, en Toldos Gómez disponemos de diferentes tipos de cubiertas, pero como le explicó Jesús a Eva Millán, la conductora del programa:  “cuando termina la temporada de verano, las más instaladas son la cubierta clásica y la cubierta deslizante de seguridad. Sin embargo, para la plena temporada estival, existen los cobertores solares de burbujas”.

¿Qué diferencias existen entre las diferentes lonas?

“En las cubiertas clásicas el material utilizado es una lona de pvc de gran resistencia que impide el crecimiento de hongos en el agua. La lona tiene un acabado azul por una cara y negro por la otra, y este sistema se fabrica según las necesidades del cliente debido a la gran variedad de formas y medidas de las piscinas. En cuanto a la sujeción, se instala con tacos de acero inoxidable en el paseo de la piscina para poder montar la cubierta mediante unas cintas con una hebilla que iría confeccionada en la propia lona. En cuanto a la cubierta deslizante de seguridad, es muy similar a la anterior y se diferencia en que dispone de un enrollador especialmente preparado para recoger y acumular el cobertor deslizante, fabricado en lona de pvc con todos sus componentes y perfiles. El equipamiento básico está previsto para ser accionado manualmente y dispone de ruedas para poder ser desplazado de la zona de baño. Este sistema se puede instalar motorizado y añadirle amarres laterales anti viento, por ejemplo”, explica Jesús.

En definitiva, el director comercial de TGM-Toldos Gómez aconseja decantarse por este último cobertor por su seguridad en cuanto a su sistema de amarre; para mantenerla limpia y protegida de las hojas de los árboles o insectos; porque evita el crecimiento de algas debido, a que el tejido es opaco, impidiendo así el paso de la luz; y por último, porque permite un ahorro en productos de tratamiento del agua.

¿Qué es el cobertor de lamas flotantes?

Al finalizar la entrevista, Eva Millán le preguntó acerca de un producto que no todo el mundo conoce, el cobertor de lamas flotantes. Jesús explicó a los oyentes  “se trata de cubiertas compuestas por lamas de perfil extrusionado de pvc o policarbonato de alta resistencia, que disponen de cámaras huecas selladas por los extremos que aseguran su flotabilidad. Las lamas de policarbonato pueden ser solares, que por efecto del sol producen un calentamiento del agua alargando la temporada de baño y ahorrando costes de climatización. Este modelo también se puede fabricar con lamas transparentes. Se instala con un enrollador móvil  o fijo en el extremo de la piscina y su accionamiento, dependiendo de las medidas, puede ser manual o motorizado.”

A continuación te dejamos el audio de la entrevista completa a nuestro director comercial por si quieres escucharla.

 

Si todavía no dispones de ninguna de nuestras lonas para piscinas no dudes en llamarnos 981 500 202. También puedes visitar nuestra página web toldosgomez.com o venir a vernos en cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte!

TGM-Toldos Gómez, mucho más que toldos.