El cierre definitivo de la temporada de verano está aquí y con la llegada del otoño tu piscina pide una protección adecuada que la mantenga en perfectas condiciones hasta el verano próximo.

Ya os hemos hablado de los tipos y funcionalidades de las lonas de piscina . Hay que diferenciar entre lonas de invernaje, que se usan para cubrirla durante la época de mal tiempo, y las lonas térmicas para mantener la temperatura del agua durante la temporada de baño. A estas alturas nos interesan más las lonas de invernaje. En este post os queremos contar los pasos necesarios para una correcta instalación de la misma.

Para la lona de invernaje clásica, hecha en poliéster y recubierta de PVC  gran resistencia, lo primero que necesitas son unas cintas  con hebillas mordaza y unos tacos de acero inoxidable.  Las cintas van confeccionadas y cosidas a la propia lona y los tacos estarán anclados al suelo que rodea la piscina.

Una vez desplegada la cubierta, debes enganchar cada una de las cintas a su correspondiente taco. La lona debe quedar tensa pero sin una tensión excesiva. Para evitar la acumulación de agua  a nuestras lonas les confeccionamos un tramo central de rejilla como sistema de evacuación. Para piscinas más grandes reforzamos la lona colocando carracas en puntos estratégicos para facilitar su instalación o incluso con cintas de refuerzo. Es importante tener en cuenta que no se debe pisar la lona ni colocar objetos sobre ella.

En el caso de las cubiertas flotantes de polietileno, este tipo de lonas cuentan con un enrollador especialmente preparado para recoger y acumular el cobertor deslizante. El equipamiento básico está previsto para ser accionado manualmente y dispone de ruedas para poder ser desplazado de la zona de baño. Este sistema se puede instalar motorizado y añadirle amarres laterales anti viento.

Un consejos para finalizar:  para cubiertas con  amarres debes tomar las medidas desde la piedra y para piscinas con cubiertas flotantes, desde las paredes internas de la piscina. Y recuerda que una  buena cubierta puede proteger tu piscina de algas, microorganismos, insectos,hojas, vegetación humedades…Además es una solución estética y evita caídas en el vaso durante los meses que la piscina está en desuso.

En Toldos Gómez las fabricamos a medida y las instalamos en tu domicilio. Para ello puedes llamarnos 981 500 202 o enviarnos un e-mail web@toldosgomez.com. . También puedes visitar nuestra página web toldosgomez.com o venir a vernos a cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de atenderte y de ofrecerte una solución a medida!

 

 

¿Tu vehículo pasa mucho tiempo a la intemperie? Como ya sabrás, esto puede hacer que sufra problemas tanto en su aspecto como en su funcionamiento. Y es que el calor, el frío o la lluvia pueden dañar tu medio de transporte y, en consecuencia, reducir considerablemente sus años de vida y buen servicio. ¿Cómo? Te lo explicamos y, como no podía ser de otra forma, ¡te ofrecemos la solución!

El frío y la lluvia

En las largas noches de invierno las temperaturas suelen ser bastante bajas, lo que provoca fuertes heladas. Coger tu coche por las mañanas y comprobar que los cristales están completamente blancos y congelados no solo supone una gran molestia, sino  que también tu vehículo está sufriendo. ¡Ojo! Si las lunas están heladas, no actives el limpiaparabrisas, puede ser peor el remedio que la enfermedad

El sol y el calor

La exposición solar directa puede debilitar el brillo de tu coche. Con el paso del tiempo, lo más probable es que la capa de barniz vaya perdiendo resistencia y profundidad, dejando al descubierto la capa de pintura más extensa y eliminando así la protección y el color. Además, si tu coche está aparcado durante mucho tiempo al sol, cuando vayas a conducir corres el riesgo de que no puedas hacerlo porque el volante quema. ¡A todos nos ha pasado!

Los árboles y los pájaros

Por último, también es muy importante proteger tu coche de los árboles. El polen, la resina o los desechos de los pájaros pueden acabar sobre la carrocería llenando de suciedad tu coche y desgastando la pintura que lo cubre.

¿Qué puedo hacer? ¡Instalar una cubierta!

Como has podido comprobar, la protección de tu vehículo es indispensable para su buen mantenimiento. Desde Toldos Gómez te proponemos la instalación de una de nuestras cubiertas para que tu medio de transporte no sufra tanto y dure más años. No solo es una solución muy práctica, sino que con este sistema ahorrarás dinero y tiempo, evitando construir una estructura completamente cerrada.

No te preocupes por la medida o el tamaño que necesites, ya que tenemos una amplia variedad de cubiertas de diferentes modelos. Su estructura metálica es de primera calidad, con un tratamiento anticorrosivo (opcionalmente metalizado o galvanizado), llevando una base de poliéster cubierto de PVC en ambas caras, con la lona ignífuga, 100 % impermeable y de fácil limpieza.

Nuestros modelos se integran perfectamente en cualquier espacio, ya que la amplia gama de colores con la que contamos facilitará su adaptación al entorno en el que sea instalada. Y lo más importante, estas resistentes cubiertas garantizan un resguardo seguro y con sombra al vehículo, aislándolo de la lluvia, la nieve, las granizadas y los rayos de sol.

Si quieres más información puedes llamarnos al 902 132 233 o enviarnos un e-mail a web@toldosgomez.com. Contarás con el asesoramiento de nuestros profesionales para que elijas el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

TGM – Toldos Gómez, mucho más que toldos.