La elección del color de tu toldo es casi una decisión tan importante como la elección del propio toldo. Al escoger un determinado color debes tener en cuenta cuestiones estéticas pero también prácticas para que el toldo cumpla su función principal que es la de ofrecer una adecuada protección solar.

Los tonos fríos como el azul filtran la luz acentuando la sensación de frescor, mientras que los colores calientes como el naranja o el rojo, elevan la sensación de calor.

Los colores claros para tu toldo como blancos, crema, amarillos, son recomendables en lugares sombríos donde no necesites especial protección contra la luz visible o la luminosidad. Los toldos de estos tonos tienen un índice de protección menor contra los rayos ultravioletas que los toldos de colores más oscuros.

Dependiendo de su color, la protección contras esos rayos UV varía y puede ser menor o mayor. Colores de la lona más claros como blanco, crema, avena, marfil, perla, salmón o vainilla presentan un índice de resistencia menor. En concreto, de un 40 frente a un 60 u 80 que tienen la mayoría del resto de tonalidades.

 Los tejidos de toldos en colores oscuros, densos y de buena calidad pueden servir de barrera para entre el 90% y el 99% de los rayos UV. Si tu terraza es muy soleada, un buen color para el toldo es el verde, ya que bloquea la excesiva luminosidad sin oscurecer el espacio.

En la elección del color del toldo también tiene mucho que ver la estética y la decoración del espacio. Los colores fríos acentúan la sensación de frescor y los cálidos contribuyen a aumentar la sensación de calidez. Dependiendo de la atmósfera que desees crear y de las sensaciones que quieras transmitir a tus clientes, escogerás uno u otro. Por ejemplo, si deseas crear un ambiente más elegante, sobrio o distinguido optarás por toldos en tonos oscuros que aportan elegancia a tu local. Si por el contrario, deseas transmitir frescor puedes elegir colores calientes o incluso toldos de rayas o motivos geométricos.

Toldo Antica

 

Otro factor a tener en cuenta es la combinación del toldo con el color de la fachada. Si tu fachada es de tonos claros como blanco puedes crear un efecto contraste con un toldo rojo o amarillo fuerte que destacará sobre el resto de elementos de la misma. En este caso un toldo con estampados o rayas también puede ser una opción rupturista y fresca para tu fachada. El estampado puede ir en el lado interior del toldo mientras que el exterior puede ser de color liso.

A la hora de elegir el color de tu toldo también has de tener en cuenta, en caso de locales comerciales, el logo o marca que puede ir rotulado en él. Trata siempre de combinar bien los colores para que ese logo destaque y sea legible sobre el color de fondo del toldo.

Como ves, elegir el color de tu toldo es una tarea que requiere cierta planificación en función del espacio y las necesidades. Si necesitas asesoramiento personalizado, llámanos al 902132233 o envíanos un email a web@toldosgomez.com.  Nuestros profesionales te informarán sobre el color ideal que tu toldo necesita.

 

 

 

 

 

 

Si estás pensando en instalar un toldo en tu edificio deberías tener en cuenta una serie de factores antes de tomar una decisión. Tanto a nivel legal como funcional, hay determinados aspectos que no deberías pasar por alto antes de elegir un modelo u otro. Evidentemente, si escoges a TGM-Toldos Gómez para realizar la instalación te pondremos al tanto de todo para que tu decisión sea siempre la correcta.

1. Lo primero que debes saber es que la instalación de toldos en la fachada de una vivienda está sujeta a la Ley de Propiedad Horizontal.  Esto supone que todos los toldos deben de ser instalados de acuerdo a las características de color, tamaño o anclajes que hayan sido acordados anteriormente por la comunidad de vecinos. O sea, antes de decidir qué toldo instalas debes consultar que se ajusta a las normas comunitarias. El artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal asegura que:

El propietario de cada piso o local podrá modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de aquel cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores, o perjudique los derechos de otro propietario, debiendo dar cuenta de tales obras previamente a quien represente a la comunidad.

Es lógico que la instalación de toldos esté regulada por unas normas previamente aprobadas por toda la comunidad, la ausencia de reglas al respecto podría provocar un impacto visual desagradable. Imagínate que cada piso ponga un toldo diferente, sin pensar en el entorno en el que está enclavada la vivienda. El resultado podría ser desastroso.

2. Como expertos, un consejo que damos es que se tenga muy en cuenta la luminosidad de un toldo, que además de que viene dada por el tejido de la lona, también tiene especial influencia la elección del color. Como en todo en general, las tonalidades oscuras ofrecen menos luz. Por lo tanto, si lo que se busca es claridad, lo mejor es instalar toldos con lonas en tonos claros.

3. Otro factor muy importante es la influencia que provocan los colores en nuestro bienestar. Los colores cálidos, como el rojo o el amarillo, dan una sensación de calor. Sin embargo, los azules o verdes producen sensación de frescor, algo que en verano seguro que agradeces mucho.

En definitiva, la elección de toldo queda en las manos y en el acuerdo de todos los vecinos. Pero, si necesitas información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes llamarnos al 902 13 22 33 o enviarnos un mail web@toldosgomez.com. Contarás con el asesoramiento de nuestros profesionales para la instalación del producto que mejor se adapte a tus necesidades.

TGM-Toldos Gómez, mucho más que toldos.